WILLIAM SHAKESPEARE nació en Stratford upon Avon en abril del año 1564. A los diecinueve años se casó con Anne Hathaway. En mayo de 1583 nació su hija Susana y en 1585 tuvo gemelos: Hannet, que murió a los once años de edad, y Judith. El resto de la juventud del poeta es un misterio, pero en 1592 aparece en Londres donde comienza a escribir sus obras teatrales y sus poemas.

Como hizo Lope de Vega en su teatro, Shakespeare introdujo canciones en sus comedias y tragedias. Se ha dicho que la Inglaterra de Shakespeare era intensamente musical y que en el Támesis resonaban las canciones de los marineros y pasajeros. El poeta debió ser un gran aficionado a la música. Él escribió algunas de las canciones que incluyó en sus obras, y tomó o adaptó otras conocidas en su tiempo que aparecen en cancioneros como Musicke of Sundrie Kindes, de Ford, o Firsts Book of Consort Lessons, de Morley.

Y del mismo modo que las canciones de Lope de Vega son poemas, de los más espontáneos y hermosos del poeta español, las canciones de Shakespeare se acoplan perfectamente a sus obras teatrales y participan en la profundidad, de la misteriosa visión de la vida y de la muerte que el autor de Starford comunica a su obra.

Los sonetos empezaron a difundirse a partir de 1598 y fueron publicados en 1609 por Thomas Thorpe. Muchos de ellos están dedicados a un hombre. Ello puede responder en parte al neoplatonismo propio de la época. Lo cierto es que el amor que sirve de tema de los poemas no es en absoluto absorbente o exclusivo. Por el contrario, en los primeros sonetos el poeta hace ver a su amante la necesidad de que su hermosura sea perdurable y le exhorta a que tenga descendencia.

Llevado igualmente por la preocupación del carácter pasajero del amor, Shakespeare muestra la esperanza en otros sonetos de que la hermosura de su amante perdure en sus versos, incluso después de que haya muerto en los ojos de sus admiradores.

De todas las obras de Shakespeare, son los Sonetos donde más se evidencia un deseo de inmortalidad, de permanencia en el tiempo a través de lo escrito, permanencia de su poesía y sobre todo del amor en sus versos.

De 1592 a 1610, año en que Shakespeare vuelve a Stratford, escribe poemas, dramas, tragedias y comedias, trabaja en Londres como actor, director y empresario teatral, abre el teatro “The Globe” y, en 1609, el teatro cubierto de Blackfriars. Parece que lo que se proponía con sus trabajos era conseguir dinero y propiedades y vivir como un caballero. La vida de Shakespeare tiene cierta semejanza con la de algunos grandes directores, guionistas y actores del cine. El ritmo de sus obras teatrales, con su acción rápida y sus ágiles cambios de escena, es cinematográfico. Pero lo que distingue a Shakespeare, por encima de la acción, la trama y el argumento es la realidad y el vigor de sus personajes, y su lenguaje poético y musical, con el que encantó a los espectadores de su época y sigue conquistando a los lectores y espectadores de nuestros días.

Extracto del prólogo de “Canciones y poemas de amor / Songs and love poems“. José Ramón Blanco. Gloria Freijo.